música cristiana

Loading...

lunes, 5 de marzo de 2012

CUMPLE LO QUE PROMETES Y SOBRE TODO A DIOS.


ENAMORATE DE LA ORACION.

MIKE MACINTOSH.

El cumplir una promesa a Dios;

Continuamente ofrecemos orar por otros ya sea en el Trabajo o ya sea en nuestra propia congregación y quisiera que tuviéramos un momento en el cual analicemos detenidamente que estamos haciendo porque es de suma importancia el PROMETER Y NO CUMPLIR; debemos tener la conciencia de que significa lo anterior, dice el libro del Eclesiastés capitulo 5 versos   4-6.

5:4 Cuando a Dios haces promesa, no tardes en cumplirla; porque él no se complace en los insensatos. Cumple lo que prometes.

5:5 Mejor es que no prometas, y no que prometas y no cumplas. 

5:6 No dejes que tu boca te haga pecar, ni digas delante del ángel, que fue ignorancia. ¿Por qué harás que Dios se enoje a causa de tu voz, y que destruya la obra de tus manos?

En estos días escuchaba a quien decía cuan poco valor tiene la palabra dicha por el hombre como compromiso seguro de alguna cosa, y como esto también lo trasladamos a  nuestra relación con Dios. Es el propósito de estas palabras el revelar como nuestras palabras son algo serio para Dios.

 Dice un proverbio de la Biblia: Proverbios  20:25;  “… No caigas en la trampa de prometerle algo a Dios, para luego no cumplirle…”

He allí el poco valor de nuestras palabras, prometemos pero no cumplimos. El problema es que ante nuestros ojos está desvalorizada la palabra  pero no ante Dios, no solamente en los libros que hemos visto Dios hablo de que debemos cumplir con lo que le prometemos también en el Libro del Deuteronomio dijo lo siguiente;

23:21 Cuando haces voto a Jehová tu Dios, no tardes en pagarlo; porque ciertamente lo demandará Jehová tu Dios de ti, y sería pecado en ti.

Pero que sucede cuando hacemos votos o promesas sin pensar ve lo que sucede en la vida de este personaje del antiguo testamento;

“…Dice de  un hombre  llamado Jefté: Jue 11:30-32 RV60  Y Jefté hizo voto a Jehová,  diciendo:  Si entregares a los amonitas en mis manos,  (31)  cualquiera que saliere de las puertas de mi casa a recibirme,  cuando regrese victorioso de los amonitas,  será de Jehová,  y lo ofreceré en holocausto.  (32)  Y fue Jefté hacia los hijos de Amón para pelear contra ellos;  y Jehová los entregó en su mano.

 Aquél estaba a las puertas de una gran batalla y sabía que Dios haría la diferencia, pero en lugar de orar como muchos otros caudillos hicieron antes, prefirió hacer un voto ante Dios,  y eso no fue muy inteligente.

 Jue 11:34-39 RV60  Entonces volvió Jefté a Mizpa,  a su casa;  y he aquí su hija que salía a recibirle con panderos y danzas,  y ella era sola,  su hija única;  no tenía fuera de ella hijo ni hija.  (35)  Y cuando él la vio,  rompió sus vestidos,  diciendo:  ¡Ay,  hija mía!  en verdad me has abatido,  y tú misma has venido a ser causa de mi dolor;  porque le he dado palabra a Jehová,  y no podré retractarme.  (36)  Ella entonces le respondió:  Padre mío,  si le has dado palabra a Jehová,  haz de mí conforme a lo que prometiste,  ya que Jehová ha hecho venganza en tus enemigos los hijos de Amón.  (37)  Y volvió a decir a su padre:  Concédeme esto:  déjame por dos meses que vaya y descienda por los montes,  y llore mi virginidad,  yo y mis compañeras.  (38)  El entonces dijo:  Ve.  Y la dejó por dos meses.  Y ella fue con sus compañeras,  y lloró su virginidad por los montes.  (39)  Pasados los dos meses volvió a su padre,  quien hizo de ella conforme al voto que había hecho.  Y ella nunca conoció varón…”

Cuando hagas promesa a Dios piénsalas detenidamente si no vas a ser capaz de cumplirlas mejor debemos cerrar nuestra boca. Amen 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada