lunes, 1 de agosto de 2011

MASHA Y MERIBA. TU VIDA ACAMPA EN ESE LUGAR.






Éxodo 17:1-10

17:1 Toda la congregación de los hijos de Israel partió del desierto de Sin por sus jornadas, conforme al mandamiento de Jehová, y acamparon en Refidim; y no había agua para que el pueblo bebiese.

17:2 Y altercó el pueblo con Moisés, y dijeron: Danos agua para que bebamos. Y Moisés les dijo: ¿Por qué altercáis conmigo? ¿Por qué tentáis a Jehová? 

17:3 Así que el pueblo tuvo allí sed, y murmuró contra Moisés, y dijo: ¿Por qué nos hiciste subir de Egipto para matarnos de sed a nosotros, a nuestros hijos y a nuestros ganados? 

17:4 Entonces clamó Moisés a Jehová, diciendo: ¿Qué haré con este pueblo? De        a quí a un poco me apedrearán. 

17:5 Y Jehová dijo a Moisés: Pasa delante del pueblo, y toma contigo de los ancianos de Israel; y toma también en tu mano tu vara con que golpeaste el río, y ve. 

17:6 He aquí que yo estaré delante de ti allí sobre la peña en Horeb; y golpearás la
peña, y saldrán de ella aguas, y beberá el pueblo. Y Moisés lo hizo así en presencia de los ancianos de Israel. 

17:7
Y llamó el nombre de aquel lugar Masah y Meriba, por la rencilla de los hijos de Israel, y porque tentaron a Jehová, diciendo: ¿Está, pues, Jehová entre nosotros, o no? 

Pudiera ser que DIOS quiso llevar por 40 años al pueblo hebreo por el desierto y hacerlo pasar las aparentes pruebas por las que paso, en esta porción de la biblia nos encontramos con un pueblo nuevamente reacio y quejumbroso, nuevamente por la falta de agua, si bien es cierto que en el desierto la falta de agua es tan vital que su carencia se asocia inmediatamente a la muerte, pues en esas latitudes las temperaturas llegan a los 50 grados centígrado, también lo es que hasta ese momento DIOS había cumplido plenamente su promesa de cuidarlos y protegerlos así como de suministrarles alimento y agua.
Es evidente que Moisés sabia perfectamente lo que estaba sucediendo a su pueblo, esto me lo deja ver el verso (7) cuando nombra el lugar como; Masah y Meriba  ya que estas palabras significan Prueba y rencilla respectivamente, Moisés tenia claro que la prueba a la que eran sometidos era un momento de crecimiento, significaba para todos los hebreos la posibilidad de afianzarse en Jehová y depender completamente de el, pero tristemente sucedía lo contrario.
El evento de darles agua es un simbolismo que debemos entender se encuentra relacionado con 1ª de Corintios 10:2-4 que dice:
10:2 y todos en Moisés fueron bautizados en la nube y en el mar

10:3 y todos comieron el mismo alimento espiritual, 

10:4
y todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era Cristo. 
10:5 Pero de los más de ellos no se agradó Dios; por lo cual quedaron postrados en el desierto.

Era la forma de hacerles entender que el agua que beberían provenía de la Roca que es Jesús en el nuevo testamento, era como decirles a todos aquellos hebreos que no deberían temer que el estaba con ellos que el supliría todas sus necesidades, que el cuidaría de ellos, pero como ya lo he dicho esto no sucedía, es claro que todos absolutamente todos los que creemos en Jesús pasamos por nuestro propio desierto y tenemos que enfrentar la pruebas que DIOS permitirá, no se si sean en tu casa con tu familia, en tu trabajo con tus jefes o amigos, o en tu iglesia y tus hermanos de congregación, lo que si se es que sucederán y la forma que cada una de estas pruebas sean enfrentadas harán la diferencia entre depender de DIOS y creer depender de DIOS, tampoco se cuanto tiempo tomara pasar nuestro propio desierto pero por el bien de cada uno de nosotros y de nuestras familias debemos ser dóciles y obedientes pues de otra manera sucederá lo que el verso (5) nos dice;
Pero de los más de ellos no se agradó Dios; por lo cual quedaron postrados en el desierto
Debemos aprovechar la oportunidad que nos brinda Dios en cada prueba que hay en nuestras vidas, para depender y obedecer, si insistimos en quedarnos estancados y acampando en Masha y Meriba estaremos condenados al fracaso esa es tu decisión y la mía, y es tan sencillo como tomarla o desecharla. Amen.