jueves, 30 de agosto de 2012

CLAMA A DIOS Y EL TE RESPONDERA.



MANTO DE PODER. (SEMANA 26, Pagina 192)

BUENOS DIAS CON BUENOS AMIGOS.
“CHARLES SWINDOLL”

2 Reyes 2: 12-15

2:12 Viéndolo Eliseo, clamaba: ¡Padre mío, padre mío, carro de Israel y su gente de a caballo! Y nunca más le vio; y tomando sus vestidos, los rompió en dos partes

2:13 Alzó luego el manto de Elías que se le había caído, y volvió, y se paró a la orilla del Jordán. 

2:14 Y tomando el manto de Elías que se le había caído, golpeó las aguas, y dijo: ¿Dónde está Jehová, el Dios de Elías? Y así que hubo golpeado del mismo modo las aguas, se apartaron a uno y a otro lado, y pasó Eliseo.

2:15 Viéndole los hijos de los profetas que estaban en Jericó al otro lado, dijeron: El espíritu de Elías reposó sobre Eliseo. Y vinieron a recibirle, y se postraron delante de él. 

CREO QUE A TODOS NOS HA SUCEDIDO ALGUNA OCASIÓN, que cuando parte algún ser muy querido, o el Pastor de nuestra Iglesia  muere, o cuando algún hermano deja un Ministerio en la Iglesia, la pregunta recurrente que el HOMBRE se hace es ¿Ahora que haremos, quien tomara el puesto? ¿Cómo supliremos este lugar?, pero el ejemplo de Eliseo nos da una buena dirección en nuestro actuar, en el verso 12 vemos algo muy significativo que todos debemos tomar en cuenta;

ELISEO CLAMABA, este nuevo profeta llevo a cabo una primera acción que le dio rumbo a su vida, clamo a Dios, la acción de clamar va mas allá de simplemente tomar unos minutos de Oracion (comunicación) con Dios, clamar a Dios, es pedir algo con todo tu corazón y Dios responde a quien clama a Él. Sólo recuerda que hay que pedir conforme a su voluntad y sin encapricharse porque Dios es más grande que tus sueños, hay muchos ejemplos de cómo clamar a Dios que podemos meditar y estudiar por ejemplo en el libro de los Salmos;
Salmos 4:1 

"Respóndeme cuando clamo, oh Dios de mi justicia. Cuando estaba en angustia tu me hiciste ensanchar..."

Clamar sucede en angustia, en aflicción, y siempre es una demanda de acción de Dios. Clamar no es simplemente contar a Dios lo que nos pasa, sino que exige una acción de Dios. Cuando vamos a un amigo, nos consuela que nos escuche aunque el amigo no tenga palabras y solo se limite a escuchar. Pero clamar a Dios es suplicar una acción de Dios ante una situación angustiosa.

Salmos 4:3
 
"Sabed, pues, que Jehová ha escogido al piadoso para sí; Jehová oirá cuando yo a él clamare."

Todos los que somos hijos de Dios tenemos el privilegio del recurso de clamar a Dios con la seguridad de la respuesta de Dios, este punto es fundamental en la vida de un Cristiano pues sucede que en una deficiente formación desconocemos las seguridades que la Biblia nos da; LA SEGURIDAD DE LA SALVACION, LA SEGURIDAD DE LA ORACION CONTESTADA, LA SEGURIDAD DE LA VICTORIA, LA SEGURIDAD DEL PERDON, Y LA SEGURIDAD DE LA ORIENTACION O DIRECCION, si estos conceptos tan básicos los aprendemos y memorizamos los versos que lo afirman, nuestro caminar en esta vida será mucho mas confiado y seguro, con menos angustias y temores, Eliseo de manera inmediata recibió instrucciones por parte de Dios, y lo vemos cuando dice; “Y TOMANDO SUS VESTIDOS, LOS ROMPIO EN DOS PARTES”,  tal vez te preguntes y porque hizo esto, la respuesta la encontramos mas adelante pero seria un buen momento para clamar a Dios pidiendo su intervención en nuestras vidas. Amen