martes, 13 de diciembre de 2011

EL ARCA DEL PACTO; ENTIENDES SU SIGNIFICADO


1ª de Crónicas 8:6.8

8:6 Y los sacerdotes metieron el arca del pacto de Jehová en su lugar, en el santuario de la casa, en el lugar santísimo, debajo de las alas de los querubines.

8:7 Porque los querubines tenían extendidas las alas sobre el lugar del arca, y así cubrían los querubines el arca y sus varas por encima

8:8 Y sacaron las varas, de manera que sus extremos se dejaban ver desde el lugar santo, que está delante del lugar santísimo, pero no se dejaban ver desde más afuera; y así quedaron hasta hoy

Cual es el significado del Arca del Pacto;

Según la tradición Judía y Cristiana, el Arca conocida como Arca de la Alianza, Arca del Pacto, o Arca del Convenio, nombrada también como el Arca de Yahveh o Arca del Testimonio, era un Objeto sagrado que guardaba las tablas de piedra que contenían los Diez Mandamientos, la vara de Aarón que reverdeció y el Maná que cayó del cielo. Representaba la alianza (pacto o convenio) entre Dios y el Pueblo Judío.

El Arca estaba dentro del Lugar Santísimo y era sólo accesible al sumo sacerdote, y eso sólo una vez al año. El simbolismo del velo era que estaba ahí para excluir a toda la humanidad hasta el sacrificio de Cristo como sumo sacerdote, para que pudiese entrar de una vez para siempre con su propia sangre, para proveernos acceso, para que el Espíritu Santo, como poder de Dios, pudiese morar entre los hombres.

Cristo fue hecho hombre para que pudiese compadecerse de nuestras debilidades para que pudiésemos acercarnos al trono de gracia confiadamente.

Para saber cual era el Objetivo de este instrumento y del TABERNACULO debemos acudir a Hebreos 9: 1-28 que dice;

9:3 Tras el segundo velo estaba la parte del tabernáculo llamada el Lugar Santísimo,

9:4 el cual tenía un incensario de oro y el arca del pacto cubierta de oro por todas partes, en la que estaba una urna de oro que contenía el maná, la vara de Aarón que reverdeció, y las tablas del pacto;

9:7 pero en la segunda parte, sólo el sumo sacerdote una vez al año, no sin sangre, la cual ofrece por sí mismo y por los pecados de ignorancia del pueblo;

9:8 dando el Espíritu Santo a entender con esto que aún no se había manifestado el camino al Lugar Santísimo, entre tanto que la primera parte del tabernáculo estuviese en pie.

9:9 Lo cual es símbolo para el tiempo presente, según el cual se presentan ofrendas y sacrificios que no pueden hacer perfecto, en cuanto a la conciencia, al que practica ese culto

 9:10 ya que consiste sólo de comidas y bebidas, de diversas abluciones, y ordenanzas acerca de la carne, impuestas hasta el tiempo de reformar las cosas. 

9:11 Pero estando ya presente Cristo, sumo sacerdote de los bienes venideros, por el más amplio y más perfecto tabernáculo, no hecho de manos, es decir, no de esta creación, 

9:20 diciendo: Esta es la sangre del pacto que Dios os ha mandado.

Cuando Jesús fue crucificado, el velo que separaba el Lugar Santísimo, se rasgó en dos, lo cual significaba que a partir de ese momento todo el pueblo podía tener acceso libremente a la presencia de Dios. Ya no había más necesidad de hacer una ofrenda por el pecado, porque Jesús es nuestro gran sumo sacerdote, que ha ofrecido Su cuerpo como el sacrificio perfecto por los pecados, de una vez y para siempre.

Así que, hermanos, tenemos libertad para entrar en el Lugar santísimo por la sangre de Jesucristo, por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne.

Deuteronomio 31:8-13 dice: “El SEÑOR va delante de ti; él estará contigo, no te dejará ni desamparará. NO temas ni te intimides.  Escribió Moisés esta Ley y se la dio a los sacerdotes, hijos de Leví, que llevaban el Arca del pacto del SEÑOR y a todos los ancianos de Israel.

Y Moisés les dio esta orden: “Cada siete años, al llegar el año de la remisión, en la fiesta de los Tabernáculos, cuando vaya todo Israel a presentarse delante del SEÑOR, tu Dios, en el lugar que él escoja, leerás esta Ley ante todo Israel, a oídos de todos ellos.  “Harás congregar al pueblo, hombres, mujeres y niños, y los extranjeros que estén en tus ciudades, para que oigan y aprendan a temer al SEÑOR, vuestro Dios, y cuiden de cumplir todas las palabras de esta Ley. También los hijos de ellos, que no la conocen, podrán oírla y aprenderán a temer al SEÑOR, vuestro Dios, todos los días que viváis sobre la tierra que vais a poseer tras pasar el Jordán.

El significado que puedes darle a estos pasajes de la Biblias en tu propia vida te llevaran a tener una relación mas fuerte y segura con el Señor, ya no estamos sujetos al antiguo pacto y por la sangre de Jesús, dio entrada al lugar mas intimo para estar con el, solo falta que tu decidas hacerlo. Amen.