sábado, 4 de agosto de 2012

NO PODEMOS ANIMAR A ALGUIEN A CREER LO IMPROBABLE, SIN ANTES NOSOTROS MISMOS HABER CREIDO LO IMPOSIBLE.


ASOCIACIONES INCREIBLES. (SEMANA 23, Pagina 170)

BUENOS DIAS CON BUENOS AMIGOS.
“CHARLES SWINDOLL”

1 Reyes 17: 10-15

17:10 Entonces él se levantó y se fue a Sarepta. Y cuando llegó a la puerta de la ciudad, he aquí una mujer viuda que estaba allí recogiendo leña; y él la llamó, y le dijo: Te ruego que me traigas un poco de agua en un vaso, para que beba. 

17:11 Y yendo ella para traérsela, él la volvió a llamar, y le dijo: Te ruego que me traigas también un bocado de pan en tu mano. 

17:12 Y ella respondió: Vive Jehová tu Dios, que no tengo pan cocido; solamente un puñado de harina tengo en la tinaja, y un poco de aceite en una vasija; y ahora recogía dos leños, para entrar y prepararlo para mí y para mi hijo, para que lo comamos, y nos dejemos morir.

17:13 Elías le dijo: No tengas temor; ve, haz como has dicho; pero hazme a mí primero de ello una pequeña torta cocida debajo de la ceniza, y tráemela; y después harás para ti y para tu hijo. 

17:14 Porque Jehová Dios de Israel ha dicho así: La harina de la tinaja no escaseará, ni el aceite de la vasija disminuirá, hasta el día en que Jehová haga llover sobre la faz de la tierra. 

17:15 Entonces ella fue e hizo como le dijo Elías; y comió él, y ella, y su casa, muchos días. 

17:16 Y la harina de la tinaja no escaseó, ni el aceite de la vasija menguó, conforme a la palabra que Jehová había dicho por Elías. 

Vivir una vida de confianza en Dios en una cosa pero, vivir cerca de una persona que tiene tanta fe como la de Elías es otra muy diferente, es claro y evidente que la viuda empezaba a tener contacto con un persona que tenia mucha fe, sus palabras dicen mucho al respecto pues ella misma en el verso 12 reconoce que no es su Dios sino el de Elías, al decirle; “Vive Jehová Tu Dios” ella misma se declara vencida y derrotada ante la adversidad de la vida.

Esta mujer había perdido a su marido, y con ello el medio de sustento de la familia. Tenía un niño, eso sí, pero su edad no le permitía ser ningún apoyo para la casa, sino una carga material para la madre. A la viuda no le faltaban las preocupaciones. Su vida había cambiado por completo desde la muerte, del marido. Y podemos suponer también que su fe se había amortiguado gravemente. Es posible que todavía tuviera alguna fe en el Dios de Israel, pero el relato de Reyes no nos lo permite dilucidar.

Y esta mujer que vivía con tantas dificultades para seguir adelante, que tenía que ir recogiendo leña echada por las calles o los caminos, a consecuencia del hambre generalizada en el país estaba llegando a las últimas. La vida se había hecho imposible.

El tema central es la Fe, no solo de Elías sino de la propia Viuda, que difícil resulta tener fe, mas aun cuando las circunstancias son tan adversas, la pregunta es cuantas ocasiones has sentido que la fe falta en tu vida, que no hay un camino fácil hacia la solución de los problemas, por el contrario a cada momento se agrava mas y no teniendo mas que hacer ponemos nuestros ojos en hermanos mas maduros que nos ayudan a darnos cuenta que no hay nada perdido, que Dios esta pendiente de nuestra vida, que no nos abandonara y que por el contrario la victoria esta asegurada, demos gracias a Dios por ello porque también de esa manera vemos la provisión divina seriamos demasiado ciegos si lo dejamos pasar por alto sin siquiera meditarlo. Amen.