música cristiana

Loading...

viernes, 3 de agosto de 2012

UNA PRUEBA CONSTANTE Y SEVERA.



PRUEBA SEVERA. (SEMANA 23, Pagina 169)

BUENOS DIAS CON BUENOS AMIGOS.
“CHARLES SWINDOLL”

1 Reyes 17: 8-9

17:8 Vino luego a él palabra de Jehová, diciendo: 

17:9 Levántate, vete a Sarepta de Sidón, y mora allí; he aquí yo he dado orden allí a una mujer viuda que te sustente. 

ES CURIOSO, que después de haber sido llevado a Querit, Elías ahora es llevado a otro lugar donde su entrenamiento continua  ahora “Sarepta” palabra en la cual su significado es “Prueba Severa” es evidente que la vida de Elías estuvo pasada en constante prueba.

"Dios envió a Elías a un país extranjero. Sarepta estaba ubicada sobre la costa del Mar Mediterráneo, entre Tiro y Sidón. De este territorio de Fenicia había venido la terrible reina Jezabel. Uno de los importantes dioses nacionales de Fenicia era Baal, y la esposa del rey Acab importó y fomentó la adoración a Baal en Israel.
Es importante notar que Dios usa la necesidad del profeta para llegar a una mujer en la lejana Sarepta. No necesitamos cubrir nuestros problemas o pretender que no tenemos necesidades, porque todos sabemos que esto no es cierto. Como cristianos, sufrimos y sentimos dolor, y también necesitamos obtener alivio y ayudar a otros, que pueden profesar otra fe diferente de la nuestra, o ninguna.
Uno de los aspectos que me llaman la atención es que el entrenamiento que Dios permite en nuestras vidas es intensivo y es totalmente aplicable a nuestra vida, pues cuando creemos que hemos pasado la prueba, ahí esta ya la siguiente ahora mayor y con diferente dificultad, y debemos estar conscientes de ello de otra forma la frustración será una de nuestras aliadas."
El verso (8) debe ser una constante en nuestra vida, es decir el saber que Dios ha establecido una relación continua y permanente con nosotros debe darnos la confianza de que cuando haya algún problema, el vendrá a nuestra vida y dará su sabio consejo, de otra forma como podríamos establecer esa relación permanente para recibir nuestro entrenamiento. Amen.